Blefaroplastia (4 párpados)

DEFINICIÓN:

La blefaroplastia consiste en la la remodelación de los párpados para corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores. Puede realizarse de manera aislada o combinada con otros tratamientos como el lifting facial o las inyecciones de toxina botulínica. 

La lleva a cabo un cirujano oculoplástico, un oftalmólogo especializado en cirugía de los párpados y anejos otras zonas oculares.

DESCRIPCIÓN DE LA INTERVENCIÓN.

Consiste en extirpar en cada caso el exceso de piel, de grasa o de otros tejidos, remodelando los restantes para mantener la función palpebral de los párpados, la expresión de los ojos y la armonía del rostro.

Mediante unas pequeñas incisiones, se separa la piel de la grasa y el músculo y se extirpa el exceso.

La blefaroplastia se realiza casi siempre de forma ambulatoria con anestesia local y sedación. Suele durar de 1 a 3 horas.

ANTES DE LA INTERVENCIÓN:

Los pacientes deben someterse a un análisis previo en el que se valoran sus necesidades concretas. Se les someterá a una exploración oftalmológica completa para descartar problemas que pudieran contraindicar la intervención.

Además, deben someterse a un proceso pre-operatorio estándar que incluye analítica de sangre, electrocardiograma, etc.

DESPUES DE LA INTERVENCIÓN:

Después de la intervención la zona de los ojos estará hinchada. Pueden aparecer hematomas, lagrimeo excesivo, fotosensibilidad y otras secuelas como visión borrosa, que irán desapareciendo progresivamente.

Los puntos se retiran a los 3-6 días y a partir del tercer día se pueden recuperar  actividades como leer o ver la tele.  Los pacientes deben mantener reposo relativo durante 3 - 5 días y evitar actividades fuertes y el uso de lentillas durante las primeras 3 semanas.

Se recomienda permanecer de baja unos 10 días y no utilizar lentillas durante las primeras dos o tres semanas.