Mamoplastia de aumento

DEFINICIÓN:

La mamoplastia de aumento consiste en la mejora del volumen y la forma de la mama mediante la utilización de una prótesis.

Esta intervención es una de las más habituales en cirugía estética. Está indicada en casos de desarrollo deficiente de las mamas, diferencias significativas de tamaño entre ambas mamas, pérdida de volumen por el paso de los años, tras el periodo de lactancia o pérdidas significativas de peso y en casos de atrofia mamaria postparto-postlactancia. 

DESCRIPCION DEL PROCESO:

La intervención consiste en introducir en el pecho una prótesis mamaria. La prótesis se puede implantar por el borde inferior de la areola, por vía axilar o por el surco de la mama. Esta última es la opción más recomendada, ya que el pecho queda más natural y la prótesis estará protegida de posibles golpes.

La intervención dura aproximadamente una hora y, al requerir anestesia general, los pacientes permanecen 24h en el centro sanitario.

ANTES DE LA OPERACIÓN:

Los pacientes deben someterse a una valoración previa en el que se analiza la constitución de la persona y la calidad de su piel para, en función de eso, decidir el volumen, posición y proyección de los implantes. Además, los pacientes deberán someterse a un estudio pre-operatorio que incluye analítica de sangre, electrocardiograma, etc. Por otra parte, si usted padece alguna enfermedad crónica o toma habitualmente medicamentos, sobre todo anticoagulantes, debe comunicárselo al cirujano antes de la intervención. 

DESPUES DE LA INTERVENCIÓN:

Los pacientes deberán llevar un vendaje compresivo durante los tres primeros días después de la operación. Durante el siguiente mes, es necesario utilizar un sujetador deportivo que sujete la prótesis para evitar la aparición de seromas y hematomas.

Es conveniente no realizar esfuerzos  ni movimientos bruscos con los brazos en los primeros días tras la intervención, así como realizar drenaje linfático manual a partir de la primera semana tras la intervención.