Mamoplastia de reducción

DEFINICIÓN:
La mamoplastia de reducción consiste en la reducción del volumen de las mamas. Está indicada en casos de hipertrofia mamaria, con el fin de evitar dolores de espalda y cuello, lesiones cutáneas por rozamiento, así como problemas estéticos y de vascularización.

Esta cirugía permite a las mujeres dar el pecho y realizarse todo tipo de pruebas  radiológicas.

DESCRIPCION DEL PROCESO:

La intervención consiste en la reducción del volumen de las mamas mediante la eliminación del exceso de grasa, el tejido glandular y la piel, y la recolocación de la areola y el pezón. En algunos casos se puede realizar también una liposucción.

La intervención de mamoplastia de reducción dura entre 2 y 3 horas y se puede realizar con anestesia local y sedación o con anestesia general, en cuyo caso es necesario un ingreso  de 24 horas.

ANTES DE LA OPERACIÓN:

La paciente debe someterse a una evaluación previa en la que se valora la constitución de la persona y el volumen de las mamas para decidir el tamaño y la forma final del pecho.

Además, los pacientes deberán someterse a un estudio pre-operatorio que incluye analítica de sangre, electrocardiograma, etc.

Por otra parte, si usted padece alguna enfermedad crónica o toma habitualmente medicamentos, sobre todo anticoagulantes, debe comunicárselo al cirujano antes de la intervención.

DESPUES DE LA INTERVENCIÓN:

Las pacientes deberán llevar un vendaje compresivo durante los tres primeros días después de la operación. Durante el siguiente mes, es necesario utilizar un sujetador deportivo especial, incluso para dormir.

Es conveniente no realizar esfuerzos  ni movimientos bruscos con los brazos en los primeros días tras la intervención, por lo que recomendamos un reposo de entre 10 y 20 días en función del tipo de trabajo de la paciente.