Mastopexia

DEFINICIÓN:

La Mastopexia consiste en la elevación, remodelación de las mamas y recolocación del pezón para conseguir un aspecto más joven y turgente. Puede realizarse con o sin implante, dependiendo de la cantidad de tejido mamario y los deseos de la paciente. .

Se suele realizar para eliminar la pérdida de volumen y caída del pecho por el paso del tiempo y otros factores como los embarazos, la lactancia o pérdidas de peso significativas.
Esta cirugía permite a las mujeres dar el pecho y realizarse todo tipo de pruebas  radiológicas.

DESCRIPCION DEL PROCESO:

La operación consiste en extirpar el exceso de piel de la mama para adaptarlo al volumen real del pecho y, en algunos casos, la colocación de una prótesis para aportar volumen. También puede combinarse con una mamoplastia de reducción en los casos en los que el volumen del pecho sea excesivo.  

La mastopexia se suele realizar con anestesia local y sedación, aunque en algunos casos se hace con anestesia general. La intervención dura entre 2 y 3 horas y requiere que la paciente permanezca ingresada unas 24horas. Esta intervención apenas implica cicatrices en el pecho, salvo una cicatriz circular en la areola.

ANTES DE LA OPERACIÓN:

La paciente debe someterse a una evaluación previa en la que se valora la constitución de la persona y el estado de las mamas para decidir el volumen y la forma final del pecho y si será necesario utilizar implantes. 

Además, los pacientes deberán someterse a un estudio pre-operatorio que incluye analítica de sangre, electrocardiograma, etc.

Por otra parte, si usted padece alguna enfermedad crónica o toma habitualmente medicamentos, sobre todo anticoagulantes, debe comunicárselo al cirujano antes de la intervención. 

DESPUES DE LA INTERVENCIÓN:

Las pacientes deberán llevar un vendaje compresivo durante los tres primeros días después de la operación. Durante el siguiente mes, es necesario utilizar un sujetador deportivo especial, incluso para dormir.

Es conveniente no realizar esfuerzos  ni movimientos bruscos con los brazos en los primeros días tras la intervención, por lo que recomendamos un reposo de entre 10 y 20 días en función del tipo de trabajo de la paciente.