IAC - Insemination artificial (conyugal)

DEFINICIÓN:

La inseminación artificial consiste colocar en el útero espermatozoides previamente seleccionados.  Los espermatozoides pueden ser de la pareja o de un donante de semen.

La inseminación artificial es adecuada para aquellos casos en los que mujer y hombre son fértiles, pero los espermatozoides tienen dificultades para llegar al útero por problemas de impotencia o defectos anatómicos.

DESCRIPCION DEL PROCESO:

El proceso incluye un periodo de tratamiento endocrinológico previo, la capacitación del esperma, ya sea del cónyuge o de un donante, y la inseminación en sí.
 
Esta técnica se realiza de forma ambulatoria en la consulta y no requiere anestesia. Los espermatozoides se introducen en la cavidad uterina con un catéter. Las pacientes deben permanecer 15 minutos tumbadas después de la inseminación.

ANTES DE LA OPERACIÓN:

Las semanas previas a la inseminación, se realiza una estimulación ovárica con gonadotropinas. Cuando los ovulos están preparados se programa la inseminación.
El semen también se somete a un proceso de capacitación para mejorar la calidad y maximizar las posibilidades de éxito.

DESPUÉS DE LA INTERVENCIÓN:

Pasadas dos semanas tras la inseminación, la paciente puede someterse a un test de embarazo para comprobar si está embarazada.